Patrocina este "Especial Fallas"

 
     
Crítica / Crónica  de  PIROART.COM - portal de pirotecnia

FECHA.disparo: 02/03/2018 / Publicación: 02/03/2018
Espectáculo: Mascletà Buscar más de este CONTENIDO : Texto
CERTAMEN: Fallas
EMPRESA: Zaragozana
Diseñador: Brunchú Martí, Luis
ÍNDICE: Artículo: 2026 / Disparo: 3527
Importancia: de Archivo / Portada: Falso
Contenido: Texto
Firmado en:

Espa%F1a+%2F+Spain

  Valencia
Firmado.por: Arroyo Pérez, Víctor
 
2ª mascletá (de 19) de las Fallas 2018, de Peñarroja
14h del viernes 2 de marzo de 2018. Plaza del Ayuntamiento de Valencia.

Crítica / Crónica  de Arroyo Pérez, Víctor (PIROART.COM - portal de pirotecnia)

PIROART.COM no se identifica necesariamente con la opinión de sus colaboradores.

Retorno de Pirotecnia Zaragozana a la plaza del Ayuntamiento después de muchos años, con nueva gerencia, diseño y disparo de Luis Brunchú Martí (ex de Pirotecnia del Mediterráneo entre otras muchas cosas) y material de Caballer FX-Global Foc, puesto que ahora mismo no están fabricando ellos.

Elegantísimo disparo el de este viernes, ya que no solo estaba bien diseñado, sino que su ejecución ha sido brillante, consiguiendo con ello que aumentara la calidad en general de la mascletà.

Con una traca doblada de inicio comenzaban las tres paradas aéreas, con variedad de efectos cada una de ellas. La primera con truenos de color abiertos en abanico y el resto alternando pitos, con huevos de dragón y truenos de aviso. Ha terminado con un arrebato elegante precedido de un incómodo silencio, único pequeño error de la mascletà.

Mucho ritmo y bien conjuntadas cada una de las cinco retenciones con variado acompañamiento aéreo en ambos lados de la plaza con candelas. En el suelo, rastres de rigor y descargas de serpentinas rojas. Un efecto que particularmente me encanta, no solo por la sonoridad, sino por la vistosidad que genera.

La última retención formada por 18 grupos de truenos variados, desde el 2 hasta el 6. El terremoto ha entrado en sentido contrario al habitual (desde telefónica) en tres líneas 4-6-10 de trueno espoleteado en rojo. Velocidad, ritmo y potencia excepcionales para dar paso a un final aéreo muy fino y acertado.

Pantalla de luces rojas y verdes con bombardeo de truenillos a media altura, bombardeo superior de gran potencia y pantalla de pitos en el lado este para finalizar con cierre hermético.

Un lujazo de mascletà para ser día 2, muy tradicional, sin concesiones a los efectos digitales pero con una puesta en escena que ha rayado la perfección.

***


Texto publicado en la columna de crítica 'EL ARTE PÍRICO' de la mascletá, en las ediciones en papel y web del Diario LAS PROVINCIAS (decano de la Comunidad Valenciana), del que el director de este portal fue crítico de pirotecnia desde 1997 hasta 2000 y lo vuelve a ser desde 2017:

Mikel Pagola Erviti (Diario Las Provincias)

Riquísima, con mimo

Yo suelo decir siempre que la mascletá es como la paella, por dos cosas. Primero porque a ambas les sobra el adjetivo ‘valenciana’. Técnicamente será un ‘arroz a la paella’, vale, perfecto, pero si dices paella se presupone que nos referimos a la valenciana. Pues lo mismo con las mascletás: no las hay ‘no valencianas’.

Son una cosa de aquí, nuestra, de los que nos sentimos, disfrutamos, pacemos y cotizamos en Valencia. Y la segunda similitud estriba en que no por tener más kilos de arroz la paella estará más rica. La mascletá de ayer fue como esas paellas que, como dice mi querido amigo José Enrique Ferriols Monrabal (historiador de la pirotecnia), te preparan para cuatro sólo con dos deditos de arroz y con su socarraet al punto. Con mimo y sin prisas.

En la pregunta “¿cuántos kilos lleva esta mascletá?” cambien mascletá por arroz en paella y me entenderán. Lo que importa es que esté rica, como ayer. El mimoso cocinero fue mi admirado Luis Brunchú Martí (de los Brunchú de toda la vida), que vino acompañado de Miguel Pérez Nivela, para cuya empresa (ahora francesa, del grupo Lacroix-Ruggieri), preparó una disparà con arroz de aquí (el material no venía ni de Zaragoza ni de Francia, era Made in Valencia).

Un fallito en su cocción fue que Brunchú no disparó a tiempo el marcaje del final aéreo: de no haber habido ese evidente hueco, hubiese quedado de cine. Los comienzos aéreos, de fuego de espera, antes de entrar al lío en tierra, fueron muy limpios ordenados y diferentes unos a otros, con su previa y rápida traca valenciana inicial respetada hasta los golpeadores finales. Todo en su punto.

En tierra, las descargas que acompañaban a las cinco retenciones añadieron sabor de color rojo. El acompañamiento aéreo a dos lados iba variando (aunque uno se le quedó corto).

La mascletá se hinchó bien, entró bonita al terremoto aunque a la contra, desde Correos (cosa no de mi gusto), y ligó perfectamente con la enorme, estética y bellísima pantalla de color con friso de trueno, al sur, previa al bombardeo. Riquísimo todo. Pónganme otro plato que repito.

***

* * *

Videos:

 

Pinche sobre la imagen superior para ir al VIDEO.

* * *

 

Reportaje fotográfico:

s

 

DATOS: