Patrocina este "Especial Fallas"

 
     
Crítica / Crónica  de  PIROART.COM - portal de pirotecnia

FECHA.disparo: 19/03/2015 / Publicación: 19/03/2015
Espectáculo: Mascletà Buscar más de este CONTENIDO : Video
CERTAMEN: Fallas
EMPRESA: Valenciana
Diseñador: Crespo Vidal, José Manuel
ÍNDICE: Artículo: 1909 / Disparo: 3198
Importancia: de Archivo / Portada: Falso
Contenido: Video
Firmado en:

Espa%F1a+%2F+Spain

  Valencia
Firmado.por: Soriano Tarín, Víctor
 
19ª y última mascletá de las Fallas 2015, de Valenciana
14h del jueves 19 de marzo de 2015. Plaza del Ayuntamiento de Valencia

Crítica / Crónica  de Soriano Tarín, Víctor (PIROART.COM - portal de pirotecnia)

Días finales de Fallas pasados por agua. A Valenciana le había tocado montar y disparar su Nit del Foc en unas condiciones bastante duras. Horas después, todos temíamos por la mascletá prevista para cerrar el ciclo fallero. José Manuel Crespo y su equipo habían preparado en la víspera, sobre el terreno, el acompañamiento aéreo de la mascletá. Quiero decir, que este había pasado la noche en la plaza, soportando la intensa lluvia que cayó durante varias horas. Afortunadamente, la mañana del propio día diecinueve no llovió en Valencia, permitiendo montar la parte terrestre del disparo ya con más comodidad.

Aunque este era el primer disparo de Valenciana en el día grande de las fiestas, su diseñador, José Manuel, sabía muy bien lo que se hacía. Conocía el significado especial de la fecha en que le tocaba disparar esta vez. La mascletá del diecinueve es singular por un aspecto fundamental: es el día grande de las fiestas.

La tradición de acudir al disparo del día de San José hace que la plaza esté a rebosar. Gran cantidad de público debe ver (o conformarse con oír) el espectáculo desde la distancia ya que, a partir de cierta hora, es imposible acercarse más a la zona de fuegos o, directamente, entrar en la plaza por según qué calles. Es posible que esto hiciera que el fuego aéreo pasara a tener un protagonismo tan importante como el que tuvo ayer. Es verdad que en las mascletás actuales, que saben que van a tener plazas llenas y, por ello, público muy alejado al lugar de disparo, estamos viendo un aumento de los acompañamientos, derivando en 'aires' recargados.

Quizá, todo puede ser, estamos asistiendo a un cambio en el concepto del espectáculo precisamente por estos condicionantes actuales. En todo caso, nosotros, desde estas líneas, creemos que debemos incidir en aconsejar cierta mesura en los casos de duda, aunque entendemos que puede que haya que ser más condescendientes en el caso del día del patrón de los carpinteros. Muy probablemente atendiendo a esto, José Manuel preparó un disparo en el que, sin descuidar el fuego terrestre (verdadero alma de la mascletá) dio un gran protagonismo al aéreo. Empleó un sistema de disparo digital pero no fue para recrearse en movimientos digitalizados complejos para alardear del mismo.

El inicio aéreo se diseñó largo y muy variado, estructurado en dos grandes fases principales: la primera, de corte más tradicional y la segunda, digitalizada. Comenzó con una traca tras la que surgieron desde el frente Este un goteo de truenos acompañados de volcanes de silbatos con cambio de tonalidad. Un inicio pausado y elegante, como debe ser, pero sin resultar vacío. Se incorporaron relámpagos que destacaban especialmente bien en el gris del cielo. Vinieron, raudos, goteos de truenillo y serpentinas y cracker y finalmente un marcaje que parecía dar por concluido el aéreo inicial. Pero no fue así.

Lo cerrado era el inicio tradicional, ahora venía lo digital, lo tecnológico. Y José Manuel Crespo lo quiso delimitar del resto, dejándolo solo, poniéndolo en valor.

Ahora ya no solo se empleaba el lado Este sino también el Oeste, el del Ayuntamiento. En una coreografía perfectamente orquestada se sucedían las idas y venidas de volcanes con diferentes efectos. Arriba, truenos. Normales y con humos de colores, dibujando los colores de la Senyera. Fueron muy originales los torbellinos blancos que se habían preparado exprofeso para el disparo de hoy. Efecto Godzilla han decidido llamarlo y salieron en volcán corrido por toda la plaza, dos veces. Y antes de pasar a suelo dibujó el segundo marcaje. Anillos de trueno en el aire y un tronar original y errático en el suelo. Curiosísimo. Estas rarezas, bien insertadas, como en este caso, dan valor añadido al disparo.

Ya en las cuerdas el fuego empezó con fuerza, pero sin atosigar, dejando el respiro necesario que una primera retención debe tener. El acompañamiento arriba era potente y se variaba en cada fase, disparándose desde varios puntos del recinto. Engordó de forma magnífica en un fuego largo y muy potente. La última retención fue enorme, copada y con fuertes explosiones intercaladas en la quema.

Desde aquí, de forma natural, estopinado, corriendo el riesgo estético mayor que puede haber en una mascletá, llegó el fuego hasta el terremoto. Entró suave, casi en exceso. No fue la cadencia lo que no encajó sino la intensidad de las explosiones. Las precedentes eran tan intensas que al reducir el calibre del trueno (y terminarse -enmudeciendo de forma abrupta- el potente acompañamiento aéreo que venía del cuerpo) se notó un bajón sonoro que duró unos instantes hasta que el terremoto engordó hasta llegar a una magnífica última pasada.

El bombardeo fue desde todo el perímetro. Serpentinas y chicharras con trueno sobre ellas. Entrando fuertes y acelerándose hasta convertirse en un conjunto compacto. Sin pausa, una gran ráfaga de volcanes de chicharras verdes creando un friso impresionante e inmediatamente, serpentinas de gran intensidad en un medido bombardeo cerrado por un hermético golpe de trueno. En conjunto, un bombardeo complejo y plagado de efectos pero perfectamente armonizado. Sin fisuras.

Como ya he dicho, Valenciana ha ofrecido un espectáculo con la rotundidad que un día de San José requiere pero sin perder las formas y la elegancia a las que acostumbra. No cabe otra que darle la enhorabuena por el gran trabajo mostrado este año en unas condiciones para nada favorables.

***


Texto publicado en la columna de crítica 'EL ANÁLISIS' de la mascletá, en las ediciones en papel y web del Diario Levante-EMV (líder en difusión y ventas en la Comunidad Valenciana), del que el director de este portal es crítico de pirotecnia desde 2014:

Mikel Pagola Erviti (Diario Levante-EMV)

Olimpo pirotécnico

El presidente de Junta Central Fallera, concejal Lledó, y Pou y Más, sus asesores, estaban ayer todavía más emocionados que el propio pirotécnico: contra todos los agoreros pronósticos climatológicos, con la de Valenciana, en estas Fallas hemos podido disfrutar de diez y nueve mascletás. Todo según lo previsto, incluidas las foráneas. Todo en tiempo y forma.

José Manuel Crespo Vidal quiso terminar el rosario pírico, coronando la tarde de San José, en su primer disparo en esta fecha, con una novedad y un atrevimiento que le salió de maravilla. Lo nuevo, el efecto ‘Godzilla’, de volcanes de rodadores blancos con final de trueno, súper elegantes y muy llamativos. Son un efecto que quiso estrenar precisamente en su puesta de largo en el día grande de las Fallas. A partir de ahora nos acordaremos de que se vieron por primera vez en Valencia en este Día del Padre.

Y el atrevimiento, terminar el marcaje de enlace entre el aéreo y el terrestre con un golpe ‘desordenado’: dos tiros secos en anillo en el aire y uno en tierra, ése, moviendo los truenos al azar (de forma programada, claro). Hacer eso es muy osado y sólo cabe presentarlo en tal fecha como esta si estás absolutamente convencido de que va a quedar bien.

Y Valenciana, si algo tiene, es que transmite dominación sobre la pólvora. Humos, colores de la Senyera, relámpagos… Todo bien armado sobre un fuego potentísimo, vivo, alegre y grueso. Los acompañamientos y parte de fuego digitalizado tuvieron que dormir en la plaza, bajo la lluvia, escoltados, desde la víspera. Pequeños desajustes era inevitables por la humedad absorbida, como en alguna caja mecanizada o en flecos finales.

Los de Llanera de Ranes, sin embargo, lograron una sensación general de rotundidad y de seguridad en sí mismos, altísima. Esa marca de la casa, ese poderío, se vieron ayer en el Ayuntamiento y la noche anterior en su primera Nit del Foc, demostrando que por algo, y con razón, han llegado al Olimpo pirotécnico fallero.

***

* * *

Video:

Pinche sobre la imagen superior para ir al VIDEO.

 

* * *

Reportaje fotográfico:

José Manuel y Aurora Crespo Vidal.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DATOS: