Patrocina este "Especial Fallas"

 
     
Crítica / Crónica  de  PIROART.COM - portal de pirotecnia

FECHA.disparo: 15/03/2015 / Publicación: 16/03/2015
Espectáculo: Fuegos artificiales / Castillo Buscar más de este CONTENIDO : Video
CERTAMEN: Fallas
EMPRESA: Europlá
Diseñador: Bordes Navarro, José Manuel
ÍNDICE: Artículo: 1902 / Disparo: 3199
Importancia: de Archivo / Portada: Falso
Contenido: Video
Firmado en:

Espa%F1a+%2F+Spain

  Valencia
Firmado.por: Soriano Tarín, Víctor
 
16ª mascletá (de 19) de las Fallas 2015, de Europlá
14h del lunes 16 de marzo de 2015. Plaza del Ayuntamiento de Valencia

Crítica / Crónica  de Soriano Tarín, Víctor (PIROART.COM - portal de pirotecnia)

Gran mascletá la disparada hoy por Europlá.

Desde hace años, la firma de Bélgida lleva ofreciendo mascletás similares en la plaza del Ayuntamiento. El esquema es el mismo pero cada año se hace un pequeño ajuste, una nueva vuelta de tuerca con la intención de pulir el disparo. He de decir que este año ha quedado redondo. Donde más se ha podido notar el cambio ha sido en el final aéreo. Esa parte que ellos llaman X-trem finale y que, desde su aparición ha ido refinándose hasta presentarse hoy como una composición arriesgada en la que se iban sumando efectos desde todo el perímetro de la plaza hasta acabar frenándose en seco.

En el principio hemos podido ver unos digitales que han seguido la línea de lo visto otros años. Disparados primero desde la zona Norte, se han acabado apoderando de los laterales de la plaza con las pasadas ultrarrápidas de volcanes y trueno. La musicalidad de esta parte es encomiable ya que la medida combinación de silbatos y chicharras con los golpes intercalados de serpentinas y trueno, así como de los relámpagos, crean un efecto de gran belleza sonora. Algunos de los marcajes los ha hecho empleando cajas mecanizadas rápidas, algo que no había utilizado otros años en esta parte del disparo.

El fuego de cuerdas ha sido muy intenso desde su arranque. Han jugado con gran cantidad de descargas de serpentinas en el suelo mientras que en el aire han disparado un frenético goteo de truenillo desde cajas. Este goteo, que en otros disparos ha servido de puntal sonoro, aquí parece que empujaba al conjunto, sobre todo en la primera retención donde quizás ha cobrado un protagonismo excesivo. El crecimiento del cuerpo ha sido muy bueno y constante presentando un único traspiés en el paso de la primera a la segunda retención donde alguna caja ha acabado antes que el resto produciéndose un pequeño bajón (y esto lo digo hilando muy fino).

El terremoto precioso, combinando trueno volado y espoletado, consiguiéndose una magnífica entrada con un buen crecimiento. Incluso el efecto de descenso de intensidad final que en ocasiones presentan los terremotos montados con este tipo de ramal mixto (algo que he comentado en los días pasados) ha pasado desapercibido.

Y para el final, una gran y compleja realización que se ha ejecutado brillantemente. En un primer momento ha comenzado el disparo de serpentinas y chicharras desde el extremo Sur mientras que por todo el perímetro corrían rotaciones de volcanes rojos. Rápidamente se ha subido de intensidad incorporándose serpentinas desde todo el perímetro. Y se han añadido también cajas, y truenos y una rapidísima pasada de trueno en el suelo, todo ello unificado por las rotaciones de volcanes que seguían surgiendo. Lo más bonito esta vez es que se ha arrancado este bombardeo con más mesura que en años pasados, subiendo muy rápido de intensidad sin perderse, en ningún momento, la sensación de crecimiento hasta llegar al colofón final en el que toda la pieza ha parado en seco. Quizás (y vuelvo a hilar fino para intentar re-pulir un disparo ya muy pulido) ha faltado algo de potencia, un pico final instantáneo, en el último momento para enfatizar más si cabe la sensación de cierre.

Tras el gran castillo de la pasada noche y la magnífica mascletá disparada hoy, no puedo más que felicitar a Europlá por su gran actuación en las Fallas 2015.

***


Texto publicado en la columna de crítica 'EL ANÁLISIS' de la mascletá, en las ediciones en papel y web del Diario Levante-EMV (líder en difusión y ventas en la Comunidad Valenciana), del que el director de este portal es crítico de pirotecnia desde 2014:

Mikel Pagola Erviti (Diario Levante-EMV)

Sinóptica

Las ha hecho más grandes y más potentes, pero ninguna como la de ayer ha condensado de forma tan armoniosa la esencia de lo que es Europlá. Esta firma ya había dejado varios hitos en la historia pirotécnica fallera. Tres principales: en 2005, la llegada de Francisco Martínez Gomis supuso un revulsivo con su novedad de los ritmos musicales interpretados con pirotecnia (Batucada). En 2010 hicieron una mascletá antológica pletórica de diálogos tierra aire y ofreciendo verdaderos malabarismos y retruécanos con truenos, alternando diversos calibres, y con una meditada combinación de distintos tipos de pitos y otros sonidos. Fue, quizás, la más trabajada e incluso puede que la más técnica. Y en 2012 quisieron rizar el rizo acústico estrenando su avasallador "Xtrem Finale": el final más exagerado y arrollador que hayan hecho, recordado por los que gustan de emociones fuertes.

Pero ayer los de Bélgida, capitaneados también por Salvador Armengol, lograron su particular cuadratura del círculo al aunar un poco de esos tres hitos propios. No hubo traca valenciana ritual y se empezó con los digitales, sí, pero de forma suave para no ser cortante. En el inicio, muy meditado, los racimos de truenillos y los pitos rojos crearon ritmos que fue acelerando. Jugó con chicharras y relámpagos que autocontestaba en el suelo con latigazos corridos a cada lado. Pero el acierto de ayer estribó precisamente en no querer ofrecer absolutamente todo lo que saben o podían hacer sino un compendio, una versión sinóptica, realizando movimientos de forma controladísima y limpia, con cartuchería y efectos de calidad, con tiros tasados y alturas clavadas.

Un rápido ademán sirvió de marcaje para ligar cielo y tierra y encender la mascletá. Esta fue rápida y rellena, viva y cargada. Los golpes de silbatos apuntalaban el ritmo aéreo y, en un toque genial, Europlá introdujo detonaciones más fuertes en tierra, a modo de antiguas ‘cantarellas’, que sobresalían por debajo enriqueciéndolo todo. Dando poso. Luego, ganando fuerza, entraron por arriba chicharras. Encendió bien el terremoto, natural y mecanizado, que es lo más complicado, y lo quemó conjuntando trueno volado y espoletado, asumiendo los problemas que esto le da.

El final, tras un alarde digital creciente pero no largo, culminó con algo casi blasfemo en la Catedral del fuego: primero lo hermético, hasta por tres veces, y luego lo que no lo era. Tres golpes rodados en plaza, exactísimos, abajo, y una lluvia de truenos arriba, cual enjambre de ‘explotos’ muriendo en desorden, que se evaporó convertida en pura sensación. En arte.

***

* * *

Video:

Pinche sobre la imagen superior para ir al VIDEO.

La primera versión del video a la que llevaba el enlace de arriba ya ha sido corregida (le faltaba el final, por error). Ahora el video está completo.

 

* * *

Reportaje fotográfico:

Salvador Armengol Casañ y Francisco Martínez Gomis

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DATOS: