Patrocina este "Especial Fallas"

 
     
Crítica / Crónica  de  PIROART.COM - portal de pirotecnia

FECHA.disparo: 15/03/2015 / Publicación: 15/03/2015
Espectáculo: Mascletà Buscar más de este CONTENIDO : Video
CERTAMEN: Fallas
EMPRESA: Zarzoso
Diseñador: Zarzoso Lara, Antonio
ÍNDICE: Artículo: 1899 / Disparo: 3194
Importancia: de Archivo / Portada: Falso
Contenido: Video
Firmado en:

Espa%F1a+%2F+Spain

  Valencia
Firmado.por: Soriano Tarín, Víctor
 
15ª mascletá (de 19) de las Fallas 2015, de Zarzoso
14h del domingo 15 de marzo de 2015. Plaza del Ayuntamiento de Valencia

Crítica / Crónica  de Soriano Tarín, Víctor (PIROART.COM - portal de pirotecnia)

Todavía conservamos en la retina la imagen de los operarios de Pirotecnia de Altura intentando salvar el disparo del año pasado que había quedado inutilizado por la fuerte lluvia caída horas atrás. Pues bien, este año Zarzoso y los suyos venían con ganas de resarcirse y lo han logrado, con el que probablemente haya sido el mejor disparo que se recuerda de esta firma en la plaza.

Tras una traca de rigor, se ha abierto el fuego con unos efectos digitales de estructura muy clara y sencilla comprensión. Desde el lado del Ayuntamiento se disparaban volcanadas de sirenas con serpentinas mientras que en el lado de Correos se hacía la réplica con goteo de truenos. Tras varias repeticiones, una pasada de trueno en el suelo cerraba el conjunto y servía de articulación con el siguiente. Ahora, el esquema era el mismo pero cambiándose las sirenas por silbatos. Nuevo pase de trueno para delimitar y vuelta al mismo esquema pero con chicharras.

Antes de pasar a tierra, una doble pasada de trueno más intensa y un pequeño golpe han servido de marcaje. Ya en el suelo, Altura ha presentado un fuego que, aunque ha arrancado a trompicones con una retención de truenos en canyeta, se ha recuperado en las fases siguientes. A partir de la segunda (de las cinco retenciones) el disparo ha ganado en viveza creciendo muy bien y contando con un acompañamiento aéreo proporcionado al fuego de cuerdas. Durante toda esta parte central se han disparado serpentinas y silbatos, en un inicio, cambiándose a chicharras a continuación. Nunca el aéreo ha pisado a los grupos pero este no ha perdido su personalidad y su función en el disparo. Equilibrio difícil de conseguir.

Desde la última retención, que venía cargada con veintidós grupos, se ha enlazado de forma natural con el terremoto. Este, como es habitual en los disparos de Zarzoso, se había montado mucho más extendido que lo acostumbrado por otras empresas. Aunque estaba formado por cuatro fases, solo se había dispuesto un codo en la parte Sur quedando, de este modo, las dos primeras y dos últimas de las fases conectadas linealmente, sin codos.

Los ramales combinaban trueno volado y espoletado (cuatro, siete, nueve y doce ramales). Este tipo de material tiene sus ventajas pero también sus complicaciones. Por un lado, favorece la transición entre la última retención y el terremoto ya que el avance del fuego por los ramales no es muy rápido y, lo que es más importante, solo la mitad de los truenos explotan en un primer momento. Por otra parte, en los instantes finales del terremoto, cuando los truenos volados ya han estallado y quedan solo los espoletados, se produce un pequeño descenso sonoro difícil de solventar. Pues básicamente esto es lo que hemos visto en el terremoto de hoy: una entrada elegante y suave con un desarrollo correcto pero, que al llegar a su final ha decaído ligeramente.

Como final del disparo, se ha previsto un bombardeo canónico seguido de una rúbrica digital. Mejor el primero que la segunda. El bombardeo ha sido rápido, intenso y conciso, como debe ser, sin perderse la fuerza con la que llega el disparo. Serpentinas con chicharras y trueno, de nuevo serpentinas y más trueno. Muy bien. Ahora, la rúbrica, aunque ha sido clara, ha resultado poco concisa. Se han levantado, varias veces, pantallas de chicharras desde el lado de Correos seguidas de ráfagas de serpentinas y pasadas de trueno en el suelo. Un esponjado golpe de truenos ha puesto punto y final al disparo.

***


Texto publicado en la columna de crítica 'EL ANÁLISIS' de la mascletá, en las ediciones en papel y web del Diario Levante-EMV (líder en difusión y ventas en la Comunidad Valenciana), del que el director de este portal es crítico de pirotecnia desde 2014:

Mikel Pagola Erviti (Diario Levante-EMV)

Espina desclavada

No se me borrará de la memoria la imagen de Paulino Zarzoso intentando reencender, como fuera, su mascletá del año pasado, bajo la lluvia. Ahí estaba, con un botafuego, en un codo del terremoto, con el bombardeo izándose repentinamente a su espalda, a escasos metros, rozándole casi... ¡Qué arrojo! Sin inmutarse. Aquel intento de mascletá de 2014 les dejó una espinita clavaba que se sacaron ayer. Los hermanos Paulino y Antonio Zarzoso hicieron el que quizá haya sido su mejor disparo en los últimos años en las Fallas.

Cumplieron hasta con el ritual de la traca valenciana inicial, aunque no respetasen ésta hasta su final, puesto que la cortina roja del digital se adelantó. Las zumbadoras y los pitos verdes con truenillo estuvieron bonitos pero me gustaron, sobre todo, los dobles golpes de chicharras en cortina con posterior friso de truenillos. Repitió esto haciéndolo fácilmente identificable para el público. Aquello que se entiende se valora más. Y es que no hay que hacer muchos cambios de esquema salvo que sean familiares entre sí. Zarzoso delineó su fuego aquí. Su actuación de ignición digitalizada fue de realización fina y limpia: muy buena. Un golpe en el suelo sirvió de inusual pero perfecto marcaje como final de la fase inicial aérea.

El comienzo del fuego de cuerdas fue lo menos logrado: la primera retención, en canyeta, se desajustó. Los mismos pirotécnicos reconocían luego que "ahí se nos ha ido; no estaba cogido correctamente el tiempo". Efectivamente, se notó un parón que no debería haberse producido. Pero a partir de los fuegos de grupos, en la segunda retención, la mascletá ya fue sola. Se alimentó bien, iba acompañada de espoletas verdes y rojas en el suelo y con pitos y truenillos de color arriba. Metió volcanes rojos de sólo color alternados con otros también de color pero de serpentina de truenillo.

En la tercera retención cambió el acompañamiento a chicharras, para ganar sonoridad aérea. Abajo subió bien y alimentó correctamente el fuego hasta que este llegó al terremoto que se encendió de forma natural (Norte-Sur), y mecanizada (conectado con mecha). Muy bien hecho, máxime si se tiene en cuenta que éste éxtasis terrestre, que fue largo, comenzó de forma tranquila, sin sobresaltos. Antonio Zarzoso me dijo, con muchísima razón que "es que cuanto más fino se entre, más bonita se nota la cuesta arriba que debe hacer" hasta llegar a su cénit. Una doble ración aérea tradicional precedió a cortinas y rodadas en la plaza en un final rubricado, digitalizado, grande pero controlado y de culminación esponjada (correcta), que hizo que su mascletá cerrase de forma potente y redonda.

***

* * *

Video:

Pinche sobre la imagen superior para ir al VIDEO.

 

* * *

Reportaje fotográfico:

Los hermanos Zarzoso: Antonio, Chelo y Paulino.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

NUEVAS FOTOS:

 

 

 

 

 

 

 

DATOS: