Patrocina este "Especial Fallas"

 
     
Crítica / Crónica  de  PIROART.COM - portal de pirotecnia

FECHA.disparo: 13/03/2015 / Publicación: 13/03/2015
Espectáculo: Mascletà Buscar más de este CONTENIDO : Video
CERTAMEN: Fallas
EMPRESA: Hermanos Ferrández
Diseñador: Ferrández Peñalver, Leopoldo
ÍNDICE: Artículo: 1896 / Disparo: 3192
Importancia: de Archivo / Portada: Falso
Contenido: Video
Firmado en:

Espa%F1a+%2F+Spain

  Valencia
Firmado.por: Soriano Tarín, Víctor
 
13ª mascletá (de 19) de las Fallas 2015, de Hermanos Ferrández
14h del viernes 13 de marzo de 2015. Plaza del Ayuntamiento de Valencia

Crítica / Crónica  de Soriano Tarín, Víctor (PIROART.COM - portal de pirotecnia)

Los días grandes de las fiestas se aproximan y el nivel en la plaza está ya muy alto. Tras los brillantes espectáculos de los últimos días, la pirotecnia Hermanos Ferrández de Beniel (Murcia), lo tenía difícil para sorprender al cada vez más numeroso público, pero lo ha conseguido.

En la mascletá presentada han sobresalido especialmente los efectos digitales disparados al inicio y al final por su buen diseño e intachable ejecución. Es más, me atrevería a decir, que los primeros segundos del disparo, con sirenas y golpes de trueno, han sido verdaderamente brillantes.

El disparo ha comenzado directamente con el digital. Desde el lado Oeste, frente al Ayuntamiento, han surgido, a golpes, comenzando por el centro y ensanchándose hacia los lados volcanadas de sirenas con focos rojos. A continuación, una pasada de lado a lado del mismo efecto, ahora en verde, luego otra vez en rojo y de nuevo en verde ganando velocidad. Como cierre, golpe de volcanes desde todo el perímetro y tres potentes latigazos de trueno en el suelo: Este-Oeste-Este.

A esto le han seguido volcanadas de pitos y chicharras con réplicas de trueno en el suelo. Se han añadido serpentinas, primero en golpes y luego en rotaciones. Todo el material empleado en esta parte era de muy buena calidad llamando la atención lo igualados en altura que resultaban los tiros.

Tras esta formidable apertura, los de Beniel han continuado disparando desde todo el recinto ahora con abanicos de truenillo con cracker, alternándose los tiros en los lados largos y cortos intercalándose, además, golpes de trueno.

Antes de pasar a tierra, desde el lado Norte ha habido una pequeña secuencia de corte más clásico de la cual se podía haber prescindido. Siendo que el espectáculo ha comenzado con tanta fuerza y brillantez, con estos últimos movimientos de la fase inicial se ha perdido parte del brío antes de entrar al cuerpo central. De hecho, cualquier final de los herméticos que ha habido en todo la parte digital del cominezo, le hubiera servido de justificado marcaje de cierre que, con el añadido "analógico", no ha habido, o no se ha notado suficientemente.

En tierra, el fuego ha comenzado con mucha fuerza. Todas las retenciones contaban con un gran número de rastres de serpentinas que, sin lugar a dudas han creado una buena base sonora pero, en ocasiones, su combinación con los truenos ha sido algo frenética. La intensidad no ha bajado en ningún momento subiendo con mucha fuerza entre retenciones. Esto se ha hecho muy patente al entrar la sexta retención que iba cargada con diecisiete grupos del cinco pero además reduciéndose el retardo a dos segundos (desde los tres que tenía en las primeras retenciones). Este cambio de velocidad en la última fase terrestre, además con todos los truenos de mayor calibre e iguales, se ha notado.

A pesar de lo fuerte que venía la mascletá en dicho final terrestre, la entrada al terremoto ha sido muy brusca. Se ha entrado estopinado (cosa que preferimos, sí), con cinco ramales de trueno volado. Se ha pasado a seis, siete y, finalmente ocho ramales de trueno potentísimo en la última pasada.

El bombardeo ha sido digitalizado desde todo el perímetro: silbatos, serpentinas, truenos aéreos y rápidas rotaciones de trueno en el suelo. La concepción y ejecución ha sido muy buena teniendo la duración precisa y el crecimiento justo que esta parte requiere para que la tensión lograda en el terremoto no quede diluida en idas y venidas interminables. No ha sido así con Hermanos Ferrández, que han sabido ofrecer algo grande, potente y rotundo y, a la vez certero. Potentísimo sin exageraciones (y sí, esto se pude hacer aunque parezca contradictorio).

El cierre final ha sido un hermético y rotundo golpe de trueno aire-tierra a un tiempo, alarde de precisión que, eso sí, quizá ha quedado demasiado distanciado en el tiempo del resto del  conjunto.

***


Texto publicado en la columna de crítica 'EL ANÁLISIS' de la mascletá, en las ediciones en papel y web del Diario Levante-EMV (líder en difusión y ventas en la Comunidad Valenciana), del que el director de este portal es crítico de pirotecnia desde 2014:

Mikel Pagola Erviti (Diario Levante-EMV)

Emoción técnica

Aclaro que los Hermanos Ferrández tienen su fábrica en Beniel, Murcia, sí, pero realmente son alicantinos. De casa, vamos. Ayer volvieron a demostrar que son unos hachas en el fuego tecnológico, en la pirotecnia moderna. Lo mejor que hicieron, a un nivel altísimo, fue el manejo de todo lo digitalizado. Pero ojo, no me refiero sólo a la ignición que es lo fácil. Una cosa es hacer virguerías con las teclas, por así decir, y otra que luzcan o, mejor dicho, saber lucirlas. Y otra cosa diferente es tener las ideas lo suficientemente claras como para que lo que hagas sea, además, inteligible.

En otros disparos en esta plaza hemos visto mucho poderío traducido en cables e inflamadores pero quizás ningún disparo tan limpio, en todos los sentidos, como el de estos murciano-alicantinos. Para que realmente merezca la pena pegarse el trabajazo y el gasto que supone revestir la mascletá de fuego digitalizazo, hay que buscar coreografías claras y fáciles de entender. Leo y Antonio Ferrández tienen esto clarísimo y por ello jugaron con sonidos, ritmos y golpes ordenados y bien definidos, repitiendo estructuras simples y complicándolas después. No las iban cambiando por cambiar.

Pero insisto en que, para que esto realmente brille, no vale con tener estos conceptos claros, sino que es necesario que el material, principalmente los tiros y las espoletas de retardo de la cartuchería sean lo más perfectos posibles. Hermanos Ferrández nos volvió a dejar asombrados con la meticulosidad con que fabrica su material: lo que presentó ayer en la ‘catedral del fuego’ de la Comunitat, o la Real Maestranza como suele decir Antonio, era de quitarse el sombrero. Qué limpieza, qué exactitud… Todos los tiros iguales, alturas idénticas, tiempos clavados…

Dos vacíos al inicio y uno antes del golpe final se los pudo permitir hacer, incluso en más tiempo del aparentemente permisible, porque los rompió de forma abrumadora con cierres absolutamente herméticos. Haciendo eso, sí que puede uno dilatar los silencios todo lo que quiera, o casi: sólo cuando sabes que puedes apuntillarlos de forma perfectamente técnica. Eso sí, el fuego antiguo de cuerdas fue manifiestamente mejorable: la sexta retención ya pegó demasiado subidón y la entrada al terremoto se notó en demasía (estopín híper rápido). Excesivos ambos. Ahí deben cambiar. Sobre todo comparándolos con la especial belleza que otorga a una pieza pirotécnica el trabajo tan pulcro que hizo esta familia en todo lo demás. La delicadeza en la ejecución y en el funcionamiento de los artificios hace que la potencia no sólo impresione sino que, además, emocione, que es lo que estamos buscando, y que es lo que ocurrió ayer.

***

* * *

Video:

Pinche sobre la imagen superior para ir al VIDEO.

 

* * *

Reportaje fotográfico:

Antonio y Leopoldo Ferrández Peñalver dentro del Ayuntamiento de Valencia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DATOS: