Patrocina este "Especial Fallas"

 
     
Crítica / Crónica  de  PIROART.COM - portal de pirotecnia

FECHA.disparo: 11/03/2015 / Publicación: 11/03/2015
Espectáculo: Mascletà Buscar más de este CONTENIDO : Video
CERTAMEN: Fallas
EMPRESA: Tomás
Diseñador: Tomás Ortí, Miguel Ángel
ÍNDICE: Artículo: 1894 / Disparo: 3190
Importancia: de Archivo / Portada: Falso
Contenido: Video
Firmado en:

Espa%F1a+%2F+Spain

  Valencia
Firmado.por: Soriano Tarín, Víctor
 
11ª mascletá (de 19) de las Fallas 2015, de Tomás
14h del miércoles 11 de marzo de 2015. Plaza del Ayuntamiento de Valencia

Crítica / Crónica  de Soriano Tarín, Víctor (PIROART.COM - portal de pirotecnia)

Muy bonita. Pirotecnia Tomás ha vuelto a ofrecer en la plaza un ordenado espectáculo en el que el buen gusto y la mesura han sido las notas dominantes.

Tomás ha arrancado su disparo con una traca colocada en el extremo Norte de la plaza. Tras ella ha dado comienzo el juego de movimientos digitales previstos como inicio del espectáculo. Como acostumbra esta empresa a hacer, los efectos estaban dispuestos en los dos lados largos del recinto: trueno terrestre en el Este y fuego aéreo en el Oeste, frente al Ayuntamiento. Las creaciones previstas eran sencillas funcionando como ecos entre las volcanadas de diferentes efectos que se movían en barridos de lado a lado y las pasadas de trueno en el suelo que le daban el contrapunto. Cierto es que en algún momento no he llegado a comprender bien lo que se pretendía dentro de una estructura general que sí quedaba clara.

Los primeros segundos se dibujaron con un tronar doble en el suelo acompañado de una progresión de volcanes de sirenas con punta roja que prácticamente no se oían. Tras repetir estas pasadas varias veces se produjo un parón que, aunque no fue muy largo, sí que resultó molesto. Ya sabemos que los tiempos en las mascletás son fundamentales y en décimas de segundo se mueve la precisión y se hacen evidentes los fallos. En este caso, este pequeño desajuste, probablemente debido a algún problema con el sistema de disparo, no ha supuesto un problema mayor al aparecer en la parte inicial del espectáculo donde la flexibilidad con estos aspectos puede ser mayor.

Han venido después los ya mencionados barridos de volcanes de silbatos y roncadoras alternos y réplicas de trueno en el suelo. Luego, con naturalidad ha cambiado las pasadas a volcanes de serpentinas haciendo su réplica con trueno en el aire desde los extremos del lado Oeste.

Unas últimas pasadas aire-tierra seguidas de un marcaje con efectos de cracker han dado la entrada al fuego de cuerdas. Esta parte ha sido verdaderamente bonita. No ha estado muy cargada, más bien podría decir que ha estado comedida, pero su desarrollo ha sido brillante. Ha arrancado pausada pero sin carecer de viveza. Ha crecido retención tras retención ganando ritmo e intensidad. Una cosa a destacar es que los cambios de retención se producían imperceptiblemente, quiero decir con esto que no se notaba el brusco acelerón que en la mayoría de las ocasiones se aprecia en los disparos. Por su parte, el acompañamiento aéreo ha estado muy medido y desempeñando su papel de puntal sonoro al cuerpo terrestre. Los truenillos se disparaban desde cajas pero los silbatos, y posteriormente chicharras, estaban montados en candelería por lo que el ritmo que marcaban era claro y preciso.

La última retención ha sido muy bonita. Sin ser colosal (contaba con veinte grupos de trueno de los cuales tres eran del seis) ha tenido el brío suficiente para servir de antesala al terremoto. Este ha entrado mecanizado y ha arrancado con tres ramales de trueno del dos. La entrada, a pesar de notarse ligeramente, no ha sido extremadamente brusca. Desde esta primera pasada se ha continuado con cuatro más muy bien enlazadas (sin notarse los codos). Se han mantenido los tres ramales en la segunda y se ha pasado a cinco, siete y, finalmente diez, aumentando en esta última el calibre al tres. Lo mejor de esta parte ha sido que se ha acompañado el fuego en tierra con pasadas de volcanes de chicharras que han ayudado a enlazarlo con la última retención e incluso con el bombardeo que le seguiría.

El bombardeo ha sido complejo y recargado, quizás en exceso, pero bien ejecutado e hilvanado. Ha comenzado con trueno de aviso, sin serpentina previa, desde el lado Sur. Bajo las explosiones seguían sonando las chicharras que venían de acompañar el terremoto. Luego, volcanadas de serpentinas y ráfagas de trueno en tierra; más serpentinas y tras ellas un barrido de cajas mecanizadas rápidas con truenillo y pedrería. Como cierre un doble golpe tierra-aire a dos tiempos totalmente hermético.

Otro año más hemos podido disfrutar de un medido, ordenado y coherente (y potente) disparo de Tomás en la plaza que sigue con su buena racha de espectáculos ofrecidos año tras año.

***


Texto publicado en la columna de crítica 'EL ANÁLISIS' de la mascletá, en las ediciones en papel y web del Diario Levante-EMV (líder en difusión y ventas en la Comunidad Valenciana), del que el director de este portal es crítico de pirotecnia desde 2014:

Mikel Pagola Erviti (Diario Levante-EMV)

Sentido escénico

 Ya empieza la cosa a ponerse seria. Empezamos a ver trabajos digitalizados (por ordenador) consistentes. Miguel Ángel Tomás el año pasado hizo la cuarta mascletá más valorada por sus compañeros de profesión en una votación inter pares en la que se votaron entre pirotécnicos. Sostener dicho honor acarreaba esforzarse todavía más, si cabe, al realizar el espectáculo de ayer. El artífice, ayer al término de la ‘disparà’, bromeó: "realmente no fui totalmente consciente de lo bien me salió aquella mascletá, hasta que no me tocó preparar la de hoy" (ayer) "en enero".

Ayer, aunque empezó con movimientos digitalizados, Tomás respetó, primero, la traca valenciana ritual, que tuvo dos truenos de término, sin comérsela por detrás ni nada, como toca. Actuó, terminó, y entonces empezó el baile de igniciones eléctricas. Hizo dobles golpes de truenos abajo (Correos) que contestó con sirenas en el aire desde el Ayuntamiento. Sirenas nada exageradas. No puedo obviar un breve lapso vacío que hubo dentro de estos ‘inicios digitales’, porque fue muy llamativo. Todo sea dicho que ahí es el único sitio donde es menos imperdonable. Pero, vamos, se notó. Luego vino lo que yo vi más bonito: la alternancia entre pitos y chicharras, jugando, además, con truenos en el suelo, en el otro lado.

Usó un concepto claro y que quedó sólidamente engarzado con el resto. Las olas de volcanes rojos yendo, y verdes viniendo, creando frisos corridos (en movimiento) de truenillos, muy bien hechas, se finiquitaron con un friso unísono que sirvió, junto con una columna de truenos, de marcaje para pasar a tierra. Muy completo. Las cinco retenciones de cuerdas funcionaron muy bien, subieron de maravilla y engordaron genialmente. Los rastres se agradecían, por detrás, rellenando. Creó un cuerpo muy bonito y rotundo.

El terremoto, pese a iniciarse con tres ramales, se notó como entró, pero Tomás tuvo la genialidad de acompañarlo, en el aire, con chicharras. Con eso lo revistió y engalanó, recubriendo el vacío aéreo que las mascletás clásicas tienen en este punto con un manto sonoro de fondo que, seguro, gustó todavía más al público que estaba más lejos que a mi, que ya es decir. El final también fue digitalizado. Había empezado así y tocaba que terminase de la misma manera: con pirotecnia moderna por delante y por detrás, abrazando el fuego antiguo de tierra. El conjunto bombardeo-rúbrica, quizás, algo largo, sí, pero bien realizado, aunque ganaría más compactándolo. Y si en el marcaje ante-cuerdas hizo una columna de truenos, en el punto final hizo dos, en cada lado, dotando al espectáculo de un magistral sentido escénico.

***

* * *

Video:

Pinche sobre la imagen superior para ir al VIDEO.

 

* * *

Reportaje fotográfico:

 

Juan Jaime Verge Carrasco, Miguel Ángel Tomás Ortí y José Antonio Gregori Ruiz.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes añadidas el 12 de marzo, tomadas por Víctor Soriano Tarín:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DATOS: