Patrocina este "Especial Fallas"

 
     
Crítica / Crónica  de  PIROART.COM - portal de pirotecnia

FECHA.disparo: 06/03/2015 / Publicación: 06/03/2015
Espectáculo: Mascletà Buscar más de este CONTENIDO : Video
CERTAMEN: Fallas
EMPRESA: Pibierzo
Diseñador: Fernández Vidal, Pedro Alonso
ÍNDICE: Artículo: 1889 / Disparo: 3185
Importancia: de Archivo / Portada: Falso
Contenido: Video
Firmado en:

Espa%F1a+%2F+Spain

  Valencia
Firmado.por: Soriano Tarín, Víctor
 
6ª mascletá (de 19) de las Fallas 2015, de Pibierzo (Estreno)
14h del viernes 6 de marzo de 2015. Plaza del Ayuntamiento de Valencia

Crítica / Crónica  de Soriano Tarín, Víctor (PIROART.COM - portal de pirotecnia)

Y seguimos con la semana de estrenos. Esta vez le ha tocado el turno a los leoneses de Pibierzo que han venido a la plaza con un espectáculo muy cargado y potente.

Han disparado cuatro principios aéreos situados en la zona Norte. Los efectos mostrados han sido variados y alegres y, lo que es más importante, se ha logrado pasar de unos a otros con gran fluidez. Pitos en volcanadas, truenillo desde cajas y goteo de trueno han roto el hielo. A continuación se han eliminado los pitos, algo difícil de solventar a nivel sonoro pero, con la inclusión de truenillos con cracker se ha llenado muy bien el vacío dejado. Ya en la tercera han vuelto los pitos pero esta vez disparados desde cajas.

Quien acostumbre a leerme sabrá que este no es un efecto de mi agrado porque queda demasiado uniforme pero he de reconocer que esta vez ha sido muy bien utilizado. Me explico. Normalmente me desagrada el hecho de que el silbido continuo de estas cajas no marque el ritmo tal y como hacen estos efectos disparados en volcanadas. En esta ocasión, los pitos han creado una base similar a la que, en la fase anterior, formaba el cracker y han sido unas candelas de serpentinas disparadas al unísono las que han pautado el fuego del disparo. Muy acertada esta decisión. Para concluir este rico aéreo una última fase con chicharras, serpentinas, truenos y más serpentinas reforzando, y con color, antes de hacer un golpe de truenos que cerró esta apertura dando paso al fuego de cuerdas.

En el suelo el disparo fue alegre y potente. Contó con cinco retenciones bien aderezadas con rastres y reforzadas con trueno del seis desde la tercera. El acompañamiento aéreo se disparó desde los dos lados del recinto. La base de este fuego aéreo se hizo mediante cajas de pitos que, con su frenético disparo acentuaban aún más si cabe el rápido ritmo del fuego terrestre. Un pequeño efecto de pedrería dio un bonito efecto visual al fuego de acompañamiento.

Se llegó a la quinta retención muy potente y de ahí, de forma natural, y traqueado, se llegó hasta el terremoto. Cuatro pasadas: tres, tres, cinco y diez. Ese fue el esquema de ramales. Los codos bien resueltos pero quizás algo plano en las dos primeras pasadas y no todo lo rotundo que debería haber sido en la última.

Y lo más flojo del espectáculo llegó al final. El bombardeo se hizo con trueno de aviso acompañado de volcanadas de color. Fue largo, quizás en exceso, y le faltó una intensidad acorde con el fuego que le había precedido.

Rematando, unas rápidas volcanadas de chicharras con color y un golpe de trueno con flecos pusieron fin al más que notable estreno de Pibierzo en las Fallas 2015.

***


Texto publicado en la columna de crítica 'EL ANÁLISIS' de la mascletá, en las ediciones en papel y web del Diario Levante-EMV (líder en difusión y ventas en la Comunidad Valenciana), del que el director de este portal es crítico de pirotecnia desde 2014:

Mikel Pagola Erviti (Diario Levante-EMV)

Salvo el final

Pibierzo (Pirotecnia del Bierzo, de León), disparó ayer la última de las mascletás de estreno este año en las Fallas. Bueno, quien debutaba era el pirotécnico, claro: Pedro Alonso Fernández Vidal, bregado en mil disparos en mil sitios pero ninguno en esta plaza, hasta ahora. Descontando la participación de Martarello (Italia) en 2005, la leonesa, según sus propias palabras, es la firma "más lejana a Valencia que ha disparado una mascletá". Y no lo hizo ayer nada mal. Los nombres nuevos que le han precedido estos días pasados han sido Alpujarreña (Granada, lunes 2), Alacantina (Alicante, martes 3) y Oscense (Huesca, anteayer).

Pibierzo, cerrando este cuarteto, nos ofreció un espectáculo muy completo y muy bien realizado en lo concerniente al inicio, al nudo y al desenlace del introito aéreo y del terrestre central, pero con un final no acorde a todo esto anterior. Las cuatro partes aéreas de apertura tras la consabida traca valenciana inicial, estuvieron muy bien pensadas: cada una de ellas tuvo más entidad sonora y fue más rápida en su goteo de truenos, ciñéndose, además, al espacio Norte (extremo donde se planta la Falla). Un doble golpe de volcán rojo, con sus truenos, rematado con una columna de truenos, fue el poderoso marcaje de separación entre los inicios aéreos y la entrada del fuego al suelo que se produjo inmediatamente después.

Ahí, colgando de las cuerdas que forman la mascletá propiamente dicha, hubo un total de cinco retenciones que se quemaron de forma alegre y decidida. Crackers y pitos las acompañaban. En la quinta, la última, los golpeadores del número seis, que son los de mayor calibre permitidos en la jaula de Valencia, se hicieron notar de forma especial, señoreando con su contundente sonoridad. Justo antes del último trueno de los grupos, una conexión traqueada (es decir, hecha con traca valenciana) comunicó el fuego de forma natural, o sea, siguiendo el sentido de la quema y su forma estopinada de encenderse.

Pibierzo asumió el riesgo inherente al uso de traca en un punto tan vital del espectáculo: está cuajada de conexiones que son posibles puntos de entrada de un fuego anterior que pudiera accionarla antes de tiempo. No fue así. En su momento justo los ramales de la apoteosis terrestre se preñaron de fuego: el terremoto entró y se hinchó bien. Pero… la posterior, obligada y última parte, el descabello de la ‘disparà’, es decir, el bombardeo, deshinchó el final. Fue lánguido y largo. ¡Qué pena! La rúbrica, con color y rodeando toda la plaza, aunque con flecos, estuvo más a la altura del bonito disparo general.

***

* * *

Video:

Pinche sobre la imagen superior para ir al VIDEO.

 

* * *

Reportaje fotográfico:

Pedro Alonso Fernández Vidal y su mujer Janine López da Silva.

 

Con sus hijos Pedro Alonso (mayor) y Héctor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DATOS: